Donas de Chocolate

imagen-1

créditos: Anaísa López www.annaspasteleria.com

Donas de chocolate

Yo siempre he tenido una teoría: nada malo puede pasar si tienes una dona en la mano. Y si hacen esta receta van a poder comprobar que tengo muchísima razón.

Las donas son unos de los postres favoritos de muchísimas personas (y es que cómo no, si son una deliciosura!) y prepararlas en casa es absolutamente posible. A mi me parece un proyecto precioso para hacer un domingo en familia, hasta los más pequeñitos pueden ayudar a bañar las donas en el glaseado.

imagen-2

créditos: Anaísa López www.annaspasteleria.com

No se dejen llevar por ver que es una receta larga y con muchos pasos, en realidad no es súper complicada de hacer, simplemente tenemos que tener un poco de paciencia para esperar los tiempos adecuados de reposo y terminaremos con unas donas súper esponjositas, suaves y riquísimas.

Es importante que sepan que como esta es una receta que no tiene ningún tipo de conservantes químicos es mejor comérselas el mismo día que las hagan. A mi me encantan calentitas recién sacadas de freír, se les hace una capita crujiente que me fascina!

imagen-3

créditos: Anaísa López www.annaspasteleria.com

Si tienen alguna duda con respecto a esta receta no duden en escribirme por mi Instagram @annaspasteleria J!

Un abrazo grandísimo,

Ingredientes

Para las donas

  • 2 ¼ cucharaditas (6.5 gramos) de levadura seca instantánea
  • ½ taza (118 gramos) de agua ligeramente tibia (no caliente, a 37-40 °C es la temperatura ideal)
  • ¼ taza (50 gramos) de azúcar
  • ¼ de taza (60 gramos) de leche evaporada (no caliente, a 37-40 °C es la temperatura ideal)
  • ½ cucharadita (2.8 gramos) de sal
  • ¼ de taza (51 gramos) de manteca vegetal, a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 1 amarilla de huevo
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 ½ tazas (312 gramos) de harina de trigo para todo uso (al final del proceso de amasado probablemente necesitaremos un poco más)
  • 3 – 4 tazas (600-800 gramos) de manteca vegetal, para freír

Para el glaseado

  • ¼ de taza (60 ml) de leche (líquida)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla transparente
  • 2 tazas (312 g) de azúcar glass, tamizada
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 gramos de chocolate oscuro, derretido

Preparación

  1. En un bowl apto para batidora colocar la levadura, el agua y ½ cucharada del azúcar. Dejar reposar por 10 minutos.
  2. Posteriormente, agregar la leche evaporada, el azúcar restante, la sal, la manteca (sólo el ¼ de taza, las otras 3-4 tazas son para freír las donas), el huevo, la amarilla de huevo y la vainilla. Añadir la mitad de la harina y mezclar con la batidora a velocidad media. Si se tiene una batidora de pedestal, usar el accesorio de varillas de batir para mezclar esta parte. Si se está haciendo a mano, mezclar con varillas y/o con una espátula de goma o cuchara de madera hasta que todo se incorpore.
  3. Si se está trabajando con batidora, cambiar las varillas a el gancho de amasar. Si se está trabajando a mano, sacar la mezcla del bowl y poner sobre un mesón liso, limpio, seco y ligeramente enharinado.
  4. Agregar poco a poco el resto de la harina dejando que se incorpore bien en cada adición y amasar a velocidad baja hasta tener una masa lisa y elástica (aproximadamente 4-5 minutos si la están haciendo en batidora). Si está muy suave se puede agregar un poco más de harina, pero teniendo cuidado de no agregar demasiada; esto dependerá de la humedad y temperatura del sitio donde estén realizando la receta. Yo generalmente agrego 2 cucharadas más. La masa está lista cuando es ligeramente pegajosa pero no se queda pegada a un dedo limpio.
  5. Untar un bowl grande con un poco de aceite vegetal con la ayuda de una servilleta. Transferir la masa a este bowl y dejar crecer por 90 minutos en un lugar de la casa que sea tibio (la temperatura ideal son unos 26-27°C, si donde viven está mas frío la masa tardará más en crecer).
  6. Cuando la masa haya crecido, colocar sobre una superficie plana, lisa y limpia que previamente ha sido untada con un poco de aceite para que no se pegue. Estirar la masa con un rodillo hasta tener un grosor de aproximadamente 1 – 1.5 cm. Cortar la forma de las donas usando un cortador de donas o dos cortadores redondos de galletas (yo usé mi set de cortadores de galletas redondos, el más grande para el aro de la dona y el más pequeño para el huequito). También pueden hacer donas en forma de corazón usando un cortador grande con esta forma.
  7. Ir colocando las donas (y los huequitos, si los van a hacer) ya cortados en una bandeja untada con un poco de aceite vegetal, dejando unos 3-4 centímetros de separación entre cada una pues volverán a dejarse crecer. Estirar de nuevo la masa para volver a cortar más donas. Cada vez que se vuelve a envolver y estirar la masa se hace más difícil trabajarla, puesto que se le va dando calor a la misma y la levadura se hace más activa cuando la temperatura sube. Si encuentran que se les hace muy difícil estirar la masa puede ponerse en un plato y llevar al congelador por no más de 3 minutos, eso hará que la levadura se haga de nuevo más lenta y facilitará el trabajo de estirar la masa. Yo no recomiendo estirar más de 3 veces la masa, así que hagan todo lo posible por cortar tantos círculos como les sea posible en una sola estirada. La bolita que queda de los huequitos de las donas puede incorporarse de nuevo a la masa que se va a volver a estirar o puede dejarse crecer con las donas para hacer centros de donas bañados en azúcar y canela, revisar la nota al final de la receta si quieren hacer los centros.
  8. Una vez que se han cortado todas las donas y se han colocado en las bandejas, volver a dejar crecer por 30-40 minutos en un lugar tibio, hasta que hayan duplicado su tamaño. Mientras las donas están creciendo se pueden ir dejando los ingredientes del glaseado listos para preparar.
  9. Cuando las donas cortadas ya hayan crecido colocar la manteca en una olla / cacerola profunda que sea apta para freír. Poner en una hornilla de la cocina a fuego medio-alto y dejar que se derrita y que esté bien caliente (lo ideal es que esté a 180°C). Comenzar a freír las donas levantándolas con cuidado de la bandeja porque serán muy frágiles y si las pinchan con un dedo o algún utensilio de cocina pueden volverse a bajar. Colocarlas en la manteca y dejar freír hasta que estén doradas por ambos lados. Retirar de la manteca y colocar sobre una rejilla de enfriado o un plato con papel absorbente.
  10. Después de haber freído todas las donas, unir todos los ingredientes del glaseado y mezclar con la ayuda de un batidor de varillas manual. No debe quedar muy líquido porque se derramará, pero tampoco muy espeso porque no podrán sumergir las donas. La consistencia del glaseado se maneja con la leche y el azúcar, si quieren que esté más espeso, agregan más azúcar (siempre tamizada) y si quieren que esté más líquido, agregan más leche.
  11. Sumergir la superficie de cada dona en el glaseado e ir colocándolas en una rejilla para que el glaseado se seque (normalmente el glaseado se seca en aproximadamente 5-10 minutos). Si van a colocar sprinkles u otros toppings encima del glaseado, hacerlo cuando el glaseado aun no se haya secado.
  12. Son mejores si se sirven frescas y tibias. Las donas se mantienen bien por aproximadamente 10-12 horas, puesto que no tienen ningún tipo de conservante químico. Si ha pasado más tiempo se ponen un poco duras, pero si se calientan 10 segundos en el microondas se ponen suaves otra vez.
Esta entrada esta marcada en Cocina.