Pipoka O Unas Pizzas Con Mis Amigos

Desde que empezó diciembre he estado pensando en las tradiciones navideñas. Esas que son bonitas y que le dan sentido a la época.

Una de mis tradiciones favoritas es ver a mis amigos. Ya en Caracas no me quedan muchos, pero el par que todavía están aquí trato de verlos tanto en diciembre como todo el año. Ya te he hablado de ellos: Andrea y Duilio.

Ellos dos son unos amigos que me regaló Caracas y el mundo de la publicidad, cuando trabajaba en ARS y son de esas amistades de años. De esas que siempre soñé tener, porque son amigos de verdad. De los que escuchan, de los que cantan karaoke conmigo, de los que me acompañan a descubrir lugares nuevos, pero que también están cuando las cosas se ponen difíciles.

Ellos me hacen reír a carcajadas y les gusta comer “por ahí” como a mí.

Esa tarde cuadramos para vernos en Pipoka de La Trinidad. El sitio es muy bonito. Es grande, tiene dos pisos y hasta un pequeño bodegón de delicateses.

Andrea, bebo y yo llegamos primero, nos sentamos en las mesas del piso de arriba, junto a la ventana y me emocionó ver llegar a “Moisés” (así se llama el carro de Duilio).

Cuando por fin nos encontró en aquel mar de mesas, ya nosotros nos estábamos tomando unas Aldarras heladas.

Después de dos mil cuentos que no nos habíamos echado, de reírnos hasta llorar y de Mantuanas y Mestizas (así se llaman las cervezas), nos trajeron la carta.

Ok, prepárate. Es larga, hay de todo, confunde… Pero en el mejor sentido posible. Uno no sabe qué hacer. O mejor dicho, tú no vas a saber qué hacer. Yo voy a un lugar de pizzas y hago lo lógico. Sin embargo, pase raaaaaato leyéndolo todo: entraditas, sopas, ensaladas, hamburguesas, pizzas. Todo de todas las formas, colores y combinaciones.

Bebo, esa noche, quiso probar algo diferente. Pidió las brusquetas de jamón serrano y una pizza Margarita pequeña con jamón y maíz.

Él, sin duda, fue el ganador de la noche. Mira qué bien lo logró.

1

La brusqueta tiene rodajas de tomates frescos, queso mozzarella, queso parmesano, jamón serrano y una reducción de vinagre balsámico.

2

Y la pizza sencillita y clásica.

A Andrea le encanta la Cuatro Estaciones.

3

Se ve buena. Y ella dice que estaba buena.

Duilio no sabía qué hacer, pero estaba conmigo que leo con detalle todo y que creo que conozco un poco sus gustos. Le dije “yo sé cuál vas a querer… la Light”, él se rió como pensando que quizás era una pizza hecha a base de lechuga, quinoa y berro, pero no. La pizza Light de Pipoka lleva: salchichón, tocineta, pepperoni y chorizo. Le brillaron los ojos. “Esa” dijo.

Y yo hice algo que no siempre hago, pero que me hace feliz cuando me decido. Pedí una Cuatro Quesos: mozzarella, gouda, pecorino y manchego.

4

Una delicia.

A Andrea, Duilio y a mí se nos fue la mano. De locos, las pedimos medianas esperando que fueran de un tamaño normal, pero ten cuidado. Si haces lo que nosotros hicimos, te vas a encontrar con una mesa llena de bandejas gigantes, con pizzas gigantes.

5

Eso a mí no me preocupa tanto. Me encanta cuando sé que voy a tener que pedir la pizza que sobró para llevar. Es lo máximo. A la mañana siguiente siempre está el desayuno listo y ni siquiera hay que calentarlo.

Yo no sé tú, pero yo prefiero dejar más pizza y reservar un espacito para el postre. Bebo y mis amigos, afortunadamente, son como yo. Pedimos un cheesecake de chocolate y un pie de limón, ambos para compartir.

6

Entre cuentos y cuentos y cuentos, uno de los mesoneros tuvo que venir a avisarnos que ya estaban cerrando. No nos habíamos dado cuenta de la hora, tampoco de que éramos los únicos en todo el lugar.

Cerramos la noche con abrazos. De esos que son sabrosos, largos, apretados.

Me fui a casa feliz. Las pizzas estaban deliciosas. Pero más me gustó nuestra tradición. Esa de vernos, de reírnos, de abrazarnos. Esa tradición que, aunque vieja, es buena y nunca pasa de moda.

Al terminar de redactar este artículo, les voy a escribir para ver qué están haciendo. Capaz y los convenzo de que nos vayamos a comer “por ahí” a ver qué sitio nuevo descubrimos.

Los amigos son la mejor tradición y el mejor regalo… Y mucho mejor cuando esos amigos te los regala Caracas.

Esta entrada esta marcada en Caracas.
@paularussap