Galletas en forma de espiral

dsc_0214web

Créditos: Anaísa López www.annaspasteleria.com

Una de las cosas que más me gusta de la Navidad es regalar, ya se los había contado!. Pero este año decidí comenzar una tradición que hacía mi mamá cuando tenía mi edad: regalar cajitas con distintas galletas. Me parece una idea lindísima, y pueden usar una caja bonita que luego las personas puedan quedarse para guardar cositas o como bandeja. Es delicioso y súper práctico!.

dsc_0219web

Créditos: Anaísa López www.annaspasteleria.com

Estas que les enseño hoy muy probablemente estarán en mis cajitas, son lindísimas y son deliciosas!. Además, también pueden adaptar los colores y hacerlas en distintas combinaciones que servirían también para una mesa de dulces en un cumpleaños.
Algunas personas prefieren agregar un huevo a esta masa para hacerla más manejable, pero yo prefiero como queda la textura final y el sabor de la forma en la que se las enseño. De esta manera queda un sabor más delicado y una textura crocante que me encanta.

Si tienen alguna duda con respecto a los ingredientes o la preparación, si quieren sugerir o pedir una receta o si hicieron estas galletas y quieren contarme como les quedaron (me encantaría saber su experiencia!), no duden en preguntarme a través de mi Instagram @annaspasteleria

Que tengan un lindo día,

Anaísa

Ingredientes

  • 2 tazas de harina leudante
  • ½ cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de sal
  • ⅔ taza de azúcar pulverizada o azúcar glass
  • ¼ taza de azúcar
  • ½ taza (115 gramos) de mantequilla sin sal, fría y cortada en cuadritos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ cucharadita de esencia de almendras*
  • 1 cucharada de colorante líquido rojo (o del color de preferencia)
  • 2 cucharadas adicionales de harina leudante
  • Chispitas o sprinkles de colores para decorar

Preparación

  1. En un bowl grande, apto para batidora, combinar la harina (sin las 2 cucharadas adicionales, esas se usarán más adelante), el polvo de hornear, la sal y los azúcares. Mezclar para que se incorporen de forma equitativa.
  2. Agregar a los ingredientes secos mezclados anteriormente la mantequilla. Encender la batidora a velocidad media/alta hasta que se formen migas pequeñas. Añadir la vainilla y batir a velocidad máxima hasta que todo se haya incorporado y la masa se despegue de las paredes de bowl (si se tiene un gancho de masa para la batidora, usar pues será más rápido el proceso)
  3. Dividir la masa en dos partes iguales, apartar una de las mitades y devolver la otra al bowl de la batidora. Añadir el extracto de almendras, el colorante y las cucharadas adicionales de harina. Batir a velocidad media hasta que el color sea homogéneo en toda la masa.
  4. Colocar cada porción de masa encima de un trozo rectangular de papel vegetal o encerado (separadas y en papeles distintos, pues primero se estiran separadas y luego se unirán). Ahora, colocar otro trozo de papel encima de la bola de masa y aplanar con la ayuda de un rodillo (el papel arriba se usa para que la masa no se pegue al rodillo y quede más uniforme). Estirar hasta lograr un rectángulo de aproximadamente 25 centímetros de ancho x 18 centímetros de alto y que tenga más o menos 2 centímetros de grosor. No aplanar ni estirar demasiado porque la masa se puede romper fácilmente.
  5. Dejar las masas estiradas y separadas entre los papeles y colocar en el congelador por al menos 2 horas.
  6. Retirar del congelador, pelar la capa superior de papel de cada una de las masas estiradas. Con la ayuda de un pincel de cocina, rociar un poco de agua en la parte superior de la capa blanca, luego colocar la roja encima de la blanca con cuidado y ayudándose con el papel. Procurar que queden lo mas alineadas posible. Presionar con las manos suavemente para que se adhieran bien la una a la otra y retirar el papel que ahora quedó arriba.
  7. Con la ayuda de un cuchillo, recortar las orillas de la masa de forma que queden exactamente del mismo tamaño los dos colores.
  8. Ahora, cuando la masa está más manejable pero aún fría y un poco dura, y usando el papel que queda abajo como refuerzo y soporte, comenzar a enrollar por el lado más ancho, asegurando de no aplicar mucha fuerza para que el espiral no pierda su forma, pero la suficiente para que quede ajustado y sin huecos. Puede pasar que mientras se va enroscando se vea la masa romper o rasgarse un poco, simplemente pegarla de nuevo con los dedos y seguir enrollando.
  9. Al terminar de enrollar, pasar por una bandeja que no sea honda en donde se hayan colocado las chispitas de colores y con mucho cuidado dar vueltas hasta que se hayan pegado a la masa.
  10. Con mucho cuidado, envolver con el papel vegetal y con un poco de film transparente de cocina y llevar de nuevo al congelador hasta que el rollo de masa esté lo suficientemente duro como para cortarlo sin que pierda su forma (por al menos 1 hora).
  11. Precalentar el horno a 170° y preparar una bandeja para hornear con papel vegetal o encerado.
  12. Retirar la masa del congelador, y usando un cuchillo afilado, cortar el rollo en rebanadas de aproximadamente 1 centímetro de ancho e irlas colocando en la bandeja (con una separación de al menos 5 centímetros entre galleta y galleta) .
  13. Hornear por 15 a 17 minutos, o hasta que se vea que las galletas ya no son brillantes en la superficie y la porción de vainilla se ha dorado ligeramente (las mías estuvieron listas en 15 minutos)
  14. Dejar enfriar y servir.

Notas:

*Si no se tiene, se puede sustituir por más vainilla, pero se aplicará esta media cucharadita a la mitad con colorante de la masa, leer las instrucciones de preparación para más información

Esta entrada esta marcada en Cocina.
@annaspasteleria