¡Cuídate Papa !

“El ser humano es el único animal que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir” Mark Twain.

Varias teorías confirman que los hombres viven menos años que las mujeres… unas hacen referencia a la tendencia “arriesgada” de los varones, incluso al tipo de trabajo que desempeñan… sin embargo, con la penetración de mujeres a algunas labores “tradicionalmente” asociadas con los caballeros, estas teorías pierden validez.

Las estadísticas no mientes, en promedio las mujeres sobreviven a sus compañeros 3 años, sin hacer distingo de la región a la que pertenezca. Las mujeres rusas por ejemplo, le sobreviven 13 años a sus compañeros, mientras que las latinas le sobreviven 5 años.

Otros argumentos que han tratado de explicar este comportamiento, sostiene que las mujeres son más cuidadosas con sus hábitos, en comparación con sus compañeros de la misma edad… y salvo algunas excepciones, esta teoría parece bastante acertada. Algunos investigadores del comportamiento han documentado que lo caballeros tienden a postergar las visitas al médico, hasta que termina siendo demasiado tarde. Oros argumentan que dejan de hacer el tratamiento cuando se sienten “mejor” y esto termina por empeorar el cuadro clínico.

Lo cierto es que para muchos de nuestros compañeros, decir que se sienten cansados, abrumados emocionalmente y incluso emocionalmente afectados, parece una muestra de debilidad que en ciertos círculos sociales es mal vista, demuestra “debilidad” y por ende se enmascara de alguna manera para evitar hacerla visible.

Las teorías mas recientes incluso apuestan por implicaciones cromosómicas, que de ser ciertas, no podremos controlar a priori.

Lo que si podemos controlar o al menos gestionar de manera más asertiva, es el sistema de autocuidado que manejamos y digo en plural, pues buena parte de nosotras estamos a cargo de mantener al día las citas médicas, organizar el menú de la semana, diseñar las actividades extra curriculares para la familia, incluyendo aquellas que implican la diversión de todos los miembros del núcleo familiar… si unimos esfuerzos y hacemos un equipo, nuestras parejas, nuestros padres e incluso hijos y amigos varones, estarían más dispuestos a atender sus asuntos personales, sin el tabú de la tribu y el grupo de amigos.

beco-58-2

La salud no es sólo tomar medicamentos cuando te sientes quebrantado… la salud es un concepto más holístico que pasa por atender lo que comes y para ellos te invito a leer este artículo que escribí anteriormente, como manejas las situaciones retadoras y como te relacionas con los demás.

Recientemente, un estudio conducido por el Psicólogo Peter Ubel de la Universidad de Michigan, señala que la gente suele creer que la felicidad depende de nuestras circunstancias, y que si algo bueno ocurre, esto la garantizará a largo plazo, mientras que si sucede algo malo, la felicidad terminará. Sin embargo, la felicidad sucede gracias a nuestros recursos emocionales subyacentes, que suelen aumentar según vamos cumpliendo años.

Con la edad, aprendemos a manejarnos mejor con las idas y venidas de la vida, por lo que, en la vejez, somos capaces de sentirnos más felices a pesar de que, objetivamente, hayamos entrado en la decadencia física.

Estos resultados me hicieron pensar en cuánto anhelamos la felicidad y cuan poco la disfrutamos, especialmente porque no aprendimos a habitarla sino a buscarla. En este sentido, le invito a mirar con detenimiento cada aspecto y cada detalle de su vida en este momento… tómese su tiempo… no lo apure… simplemente…disfrute. Si le vienen ganas de sonreír… hágalo… eso, es habitar la felicidad.

En este mes nos dedicamos a celebrar a los varones, especialmente a los que disfrutan la paternidad en toda su extensión, con sus aciertos y sus desencuentros, con esas agendas que se llenan con actividades de sus hijos y que disfrutan estar al 100% en cada momento de su vida.

También celebro a los que ya no están, por su legado por lo aprendido, por el amor que nos profesaron y por haber hecho su mejor para acompañarnos en este ratico que llamamos vida.

A todos los que están, los invito a cuidar su salud en las 3 dimensiones básicas: Mente, cuerpo y emoción. Dejar atrás los prejuicios y prestar atención a los menudos detalles que su cuerpo le invita a atender… El hombre de este nuevo siglo ha aprendido que vale la pena atenderse a tiempo que “mal vivir” por años atados a un tratamiento médico que no sólo desmejora su calidad de vida sino la de sus afectos, también ha aprendido a disfrutar esos pequeños detalles que le brinda la vida, a cambiar roles y a acompañar a su pareja a ejercerlos en el disfrute y con el compromiso de hacer mejores personas a la generación que les sigue…

Así los queremos, sanos, felices, ecuánimes, empoderados! esos son los varones que estamos ayudando a criar y esos son los padres que disfrutamos en sus años dorados… por eso y por siempre, cuídate papá!

Feliz día del Padre!

Esta entrada esta marcada en Cocina.
@cocinasegura