Comida para amar. A propósito del día del amor

La comida es una necesidad humana fundamental que influye en los estados fisiológicos y emocionales. Como tal, la búsqueda y el consumo de alimentos ha dado forma al comportamiento humano y animal. La gente tiene una gran opinión sobre sus preferencias alimentarias individuales y sobre la cultura alimentaria en la que fueron criados.

El comportamiento alimentario va más allá de la nutrición y el alivio del hambre. La familia, los amigos y la herencia cultural configuran las preferencias alimentarias de cada persona.  Ofrecer comida a otros se puede considerar una muestra de afecto a los seres queridos o una muestra de hospitalidad a extraños, incluso una forma de expresar creencias religiosas.

beco-50-1

Algunos investigadores, han dedicado su tiempo a explorar el componente emocional involucrado al ofrecer y/o recibir alimentos.

Si bien las investigaciones han examinado otras formas de regulación de las emociones, y el consumo de alimentos se ha estudiado desde una perspectiva intrapersonal, sabemos poco sobre los efectos interpersonales de la oferta de alimentos, es decir, del efecto comunitario de preparar y ofrecer comida a otros.

Después de revisar la literatura de una amplia gama de disciplinas, un equipo de psicólogos de la Universidad de Amsterdam sugiere que al ofrecer alimentos a otros, se produce un mecanismo  de regulación emocional comunitario, que estrecha lazos entre los participantes.

Comer es un comportamiento inherentemente social, por lo que una comida compartida, se considera en mayor estima que la comida que se come en soledad. No obstante, el intercambio de alimentos parece ser un rasgo altamente adaptativo, incluso entre los que no son miembros de la familia, ya que puede facilitar la cooperación, permitir el mantenimiento de la relación y crear oportunidades.

beco-50-3

La investigación ha demostrado que las relaciones sociales no solo influyen en el comportamiento alimentario, sino que el comportamiento alimentario también puede ser un reflejo de, o incluso servir para fortalecer, las relaciones con quienes están cerca de nosotros (conocidos o no).

Por supuesto, hay muchas maneras diferentes de ofrecer apoyo a otros, como alentar, ofrecer consejos, ayudar en una tarea o expresar empatía o preocupación, ya sea verbal o físicamente mediante un toque o un abrazo, sin embargo, este mecanismo de regulación comunitario es distinto de otras conductas de apoyo por varias razones, según explican los investigadores:

En primer lugar, la oferta de alimentos es una de las interacciones reguladoras bioconductuales más tempranas entre padres e hijos. Los bebes desarrollan relaciones de dependencia con la madre  a causa de su necesidad de satisfacer sus necesidades y esto inevitablemente, hace que los niños formen asociaciones entre los alimentos, la regulación de las emociones y la proximidad de sus adultos influenciadores.

En segundo lugar, el comportamiento de apoyo tiene un efecto positivo en las relaciones interpersonales y aumenta la cercanía entre los compañeros de relación. Cuando se ofrece comida como un comportamiento de apoyo, esto resuena las asociaciones entre los alimentos y sus propiedades sociales y emocionales que se han desarrollado a lo largo de la vida. Por lo tanto, la cercanía entre el proveedor y el receptor aumenta no sólo por la comida que se ofrece, sino por los sentimientos que esta acción genera en ambos.

En tercer lugar, a diferencia de otros medios de regulación emocional, ofrecer alimentos es una forma directa y visceral de satisfacer una necesidad básica en otra persona al tiempo que transmite una miríada de significados sociales. Debido a que se ingiere la comida ofrecida, su efecto conlleva propiedades emocionales, psicológicas y fisiológicas. Las personas bien alimentadas pueden no pensar conscientemente en cómo una oferta de alimentos los ayudará a sobrevivir, pero el vínculo entre la comida y la supervivencia permanece implícitamente presente a través de un pasado evolutivo compartido.

Finalmente, la oferta de alimentos también tiene una calidad universal. La mayoría de las demás conductas de apoyo solo son apropiadas en el contexto de una relación íntima (por ejemplo, acariciando el cabello de alguien, un abrazo, un masaje) y varían considerablemente en función de la cultura, la edad o el sexo. La oferta de alimentos se puede utilizar como una estrategia de regulación emocional en cualquier tipo de relación o puede servir como un facilitador de otras formas de apoyo.

beco-50-2

Lamentablemente, no todos reaccionan de la misma manera a este mecanismo de regulación emocional. Buena parte de los desórdenes alimentarios son un efecto indeseado de esta tendencia a demostrar empatía y amor a través de la comida. Los padres que tienen tendencia a ser “comedores emocionales” pueden ser más propensos a (sobre) emplear la oferta de alimentos como mecanismo de regulación emocional con sus hijos.

Si el apoyo instrumental o informativo (ayudar con la tarea, llamar a un maestro injusto, hablar durante un mal día) parece demasiado agotador o ha demostrado ser ineficaz, el uso de alimentos como una forma de apoyo emocional entre los padres con una marcada tendencia a la alimentación emocional, puede ser demasiado tentador. Si las propiedades fisiológicas y psicológicas que brinda la oferta de alimentos a otros conducen consistentemente a un mayor afecto positivo tanto para el receptor como para el proveedor, los padres pueden llegar a depender demasiado en la oferta de alimentos como mecanismo regulador de su propia emocionalidad.

Tenga en cuenta que, los comedores compulsivos se desarrollan en ambientes donde los adultos emplean la oferta de alimentos y la alimentación emocional como un sustituto de otras formas de afecto. Hay mucho por recorrer en este asunto de la regulación emocional a través de ofrecer  comida a otros, desde mi observador puedo apreciar que ningún extremos es positivo, y si lo que haces en este momento para regular tus necesidades emocionales está perjudicando tu salud o tus relaciones, es tiempo de buscar ayuda profesional. Hasta la próxima!

Esta entrada esta marcada en Cocina.
@cocinasegura