Año nuevo y el mismo propósito, una y otra vez: comer más sano, pero siempre sabroso

Todos los años nuevos, por lo menos en mi caso, empiezan de la misma manera: con el remordimiento post “atracón navideño” y las buenas intenciones de hacerlo mejor con nuestro cuerpo y nuestra mente. Esta receta es un genial comienzo, porque es sabrosa, práctica, llena de energía y realmente satisface.

Un poco dulces y un poco saladas, estas barras son ideales para cuidarnos, están llenas de ingredientes naturales y buenos para el cuerpo: quinoa (nutritiva, alta en fibra, libre de gluten, llena de proteínas), avena (depura, ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre, mejora la proteína y es buena para el corazón), almendras sin sal, fruta deshidratada y aceite de coco, entre otros.

barrasdos

Como si fuera poco, una vez que dominen esta receta, podrán hacer todas las variaciones que quieran, cambiando las almendras por nueces, pecanas, merey o pistachos; las cerezas por arándanos, pasas, dátiles o higos; la quinoa por linaza o chia; la avena por afrecho; el sirope de maple por miel; en fin, las posibilidades son infinitas.

Para comerlas, cualquier hora es buena. Pueden usarlas para el desayuno o como una merienda de media mañana o media tarde. También si van a entrenar o hacer ejercicio, son un “boost” de energía seguro.

Ingredientes

  • Aceite vegetal
  • 1 ½ tazas de almendras
  • 6 cucharadas de quinoa, previamente remojada
  • ¾ de taza de cerezas deshidratadas
  • ¼ de taza de avena
  • ¾ de cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de cardamomo
  • ½ taza de sirope de maple
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de sésamo

barrastres

Precalienten el horno a 350º F y comiencen por cubrir de aceite un molde cuadrado para luego cubrirlo con papel encerado y aceitarlo también. En este caso, nos favorece que el papel salga del molde, para luego sacar la preparación con facilidad.

barrasuno

Ahora tuesten las almendras, luego el sésamo y finalmente, la quinoa. Todo por separado. En el caso de la quinoa, escucharán que al estar listas, comienzan a sonar casi como las cotufas y a largar un olor que nos recuerda, igualmente, a estas. Con todo listo, colóquenlo en un procesador, junto con la sal, el cardamomo, las cerezas y la avena. Todo debe quedar en pequeños trozos.

            barrascuatro barrascinco

Por último, deben llevar el sirope y el aceite de coco a un hervor en una pequeña olla, removiéndolo todo el tiempo. Luego de un minuto, utilícenlo para cubrir la mezcla en un bol. No debe quedar enchumbada sino recubierta. Ya es el momento de llevarla al molde, usen sus manos (mojadas) para presionarla bien y que quede compacta y en toda la superficie.

Lleven al horno por 25 minutos aproximadamente, verán que está dorada. Les recomiendo sacarla del molde y retirarle el papel. Una vez fría, podrán picarla en pequeñas barras. Lo mejor para almacenarlas es envolverlas en papel encerado y, a su vez, en un recipiente bien tapado. Pueden tenerlas (si se resisten o hacen muchas) hasta por dos semanas.

          barrasseis barrasocho

Esta entrada esta marcada en Cocina.
@macarolinajaso