Los ocultos secretos de la granola

Luego de leer un interesante artículo acerca de la granola, supe que este producto fue creado en 1836 por el médico James Caleb Jackson, un gran defensor de la buena nutrición.

Su creación (a la que bautizó granula) consistía en trocitos densos y sin endulzar de salvado, sumergidos en leche a lo largo de toda la noche anterior, una descripción que parece no estar cerca de lo que el consumidor de hoy encuentra en las tiendas y supermercados.

Como pasó con el yogurt y los jugos de fruta, la granola ha sufrido tantas transformaciones para hacerlas más “gustosas” que su contenido de azúcar podría parecer más al de una torta.

Lamentablemente las opciones hechas en casa suelen ser igualmente poco saludables, pues requieren la incorporación de miel, papelón o incluso sirope para obtener la consistencia deseada. Además de la incorporación de nueces y frutos secos que si bien es cierto aportan ácido grasos poliinsaturados, van en tal proporción en el producto, que podría cubrir hasta el triple del requerimiento energético de un adulto promedio.

beco-73-3

En mi consulta a través de las redes muchos aseguraban que la opción casera sería más saludable, pero al confrontar la receta, los resultados indicaron lo contrario, especialmente porque se tiene una errónea creencia al considerar al papelón como un endulzante saludable, obviando que tiene el mismo origen del azúcar de mesa: la caña de azúcar.

Otras respuesta a mi consulta aseguraban no consumir granola pues la consideran hipercalórica, llena de calorías huecas y otros términos nada halagadores, porque leyeron o les dijeron que era literalmente una “bomba” de calorías… Sin embargo, esta característica tan distintiva, la ha hecho muy popular entre deportistas y excursionistas, pues esta densidad calórica favorece la portabilidad de la energía durante las sesiones de entrenamiento y paseos.

beco-73-2

En este sentido, leer la etiqueta nos brinda un poder único: Decidir cuánto comer. Con esto no quiero decir que “coma de todo pero poquito” porque puede ser que ese alimento, aún en cantidades pequeñas, le haga daño, pero si le brinda la oportunidad de disfrutar con consciencia de lo que se lleva a la boca.

Así que vale la pena explorar nuestra capacidad y tolerancia al producto antes de hacer un juicio sobre si puede o no comerlo.

Apartando el tema de las calorías que aportan los ingredientes (sea la versión comercial o la versión casera) la granola pasó a ser una “golosina” disfrazada de producto saludable. Se cree que la granola empaquetada apareció por primera vez en los años sesenta cuando un adventista y promotor de la granola, Layton Gentry vendió su receta de copos de avena, germen de trigo y semillas de ajonjolí a dos empresas de alimentos. Al pasar de la comunidad adventista al dominio público, la granola se hizo cada vez más “empalagosa”.

En los años 90, surgieron versiones “bajas en grasa” mucho más secas que las conocidas hasta el momento, sin embargo, para mejorar el sabor, se les agregó una cantidad nada saludable de endulzantes en forma de jarabe de maíz, que “enmascaró” por años el contenido de azúcares y las hizo mas populares.

¿Tenemos alguna salida antes este escenario?

Por supuesto que si y el primer paso es hacernos más conscientes de lo que compramos y llevamos a nuestras mesas.

¿Se puede preparar una opción saludable de granola?

Si lo hizo James Caleb JAcson con los recursos disponibles en el siglo XIX, estoy segura que podemos hacerlo hoy día. Lo que si puede ser retador, es entrenar el paladar para estos sabores simples, menos “azucarados”.

¿Existe alguna alternativa que compita con la granola en su versión “saludable”?

Si, el Müsli es una versión “cruda” con ingredientes similares a la granola pero si tostar. Aquí nuevamente el reto será, entrenar el paladar para el gusto y la textura de los ingredientes, que les hace más difícil de masticar y digerir (para algunas personas).

La información es poder, así que ahora que conoces estos secretos ocultos de la granola, tienes más opciones para decidir lo que mejor se adecúa a tu salud y reivindicando este producto que fue concebido como una opción saludable para el desayuno y las meriendas.

Esta entrada esta marcada en Cocina.
@cocinasegura